Menu
Ir al sorteo
alquiler herramientasTodas las herramientas que necesitas están aquí
900 649 640
RONDA DE DALT- ZONA FRANCA - POBLE NOU - C/MALLORCA
TE LO LLEVAMOS A LA OBRA

Cómo utilizar la fresadora

fresadora

Con esta útil herramienta podemos realizar diferentes trabajos (siempre sobre madera) como por ejemplo: encajes para las bisagras de las puertas, ranuras para los quicios de puertas y ventanas, molduras o perfiles diversos. Tiene la ventaja, en comparación con un taladro, de poseer una alta velocidad de rotación de su motor (11.000 a 30.000 rpm. versus las 3.000 del taladro), obteniendo una superficie tan lisa que nos permite prescindir del lijado.

Las fresadoras trabajan a muchas revoluciones, por tanto, la pieza a trabajar ha de estar firmemente sujeta al banco de trabajo. El recorrido de la fresa debe ser continuo y sin pausa, así que los sargentos que nos sujeten la madera u otros utensilios no nos deben entorpecer el paso.
Una vez tenemos la madera bien sujeta, colocaremos la fresadora al principio de la madera, bajaremos el bloque motor hasta la profundidad deseada y la bloquearemos. Pondremos la fresadora en marcha y empezaremos a tallar.


El motor de la fresadora sólo gira en un único sentido, por tanto, el sentido de desplazamiento de la máquina es vital. Si dirigiéramos la fresadora mal, la fresa chocaría con la madera y la dañaría. Haremos avanzar la máquina en sentido contrario a la rotación de la fresa. Al llegar al final de la madera haremos salir la fresadora y, una vez fuera de la pieza, pararemos la máquina. La desenchufaremos y desbloquearemos la caja motor.
Para hacer una ranura cerrada, regularemos la profundidad de la fresa que deseamos, la colocaremos encima de la madera, la pondremos en marcha y la iremos bajando hasta que haga tope. Desplazaremos la fresadora hasta el final de la ranura y liberaremos el mecanismo de profundidad para que la fresa suba.

Fuente: BRICOLAJE Y HOGAR

Comments are closed.
Llámanos!