Menu
Ir al sorteo
alquiler herramientasTodas las herramientas que necesitas están aquí
900 649 640
RONDA DE DALT- ZONA FRANCA - POBLE NOU - C/MALLORCA
TE LO LLEVAMOS A LA OBRA

LA PISTOLA DE PINTAR, ¡PINTAR ES FÁCIL!

LA PISTOLA DE PINTAR, ¡PINTAR ES FÁCIL!

LA PISTOLA DE PINTAR

Es una de las herramientas ideales para pintar grandes superficies exteriores. A pesar de las dificultades que puede presentar para quienes nunca las han empleado, todo amante del bricolaje sueña con tener una.

Las pistolas de pintar se pueden destinar a otro uso. Puesto que funcionan como “pulverizadores”, resultan útiles para fumigar jardines, desinfectar locales, aplicar productos protectores a la madera y limpiar frentes de ladrillo visto, entre otras cosas. Los equipos pueden alquilarse.

 

Pistola a compresión

  • Es la más usada y la más fácil de manipular. Está compuesta por un compresor, un depósito para la pintura y la pistola propiamente dicha, por donde sale la pintura a través del pulverizador.
  • La función del compresor es la de absorber aire, comprimirlo y pasarlo directamente a la pistola. Este sistema es el más común. En algunos equipos, el aire comprimido pasa a un depósito intermedio entre el compresor y la pistola.
  • Existe otro sistema, en que el compresor es sustituido por un soplador. La diferencia es que el aire se agita, en lugar de comprimirse. Con este sistema, la pulverización se produce a más baja presión que con el anterior.

 

Pistola sin aire

  • Este sistema, también llamado airless, es el más indicado para grandes superficies. Está compuesto por una bomba eléctrica, un depósito para pintura y la pistola propiamente dicha por donde sale la pintura a través del pulverizador.
  • La bomba eléctrica está conectada por medio de un tubo al depósito de pintura. Una vez accionada la bomba, el tubo recoge la pintura, que pasa a una manguera que la conduce, a una gran presión, hasta un filtro y, de ahí, a un regulador de presión. La manguera desemboca, en el otro extremo, en la pistola propiamente dicha. Un regulador de presión controla el tipo de pulverización.

A tener en cuenta

  • No todas la pinturas son aptas, tal y como se las ofrece en el mercado, para pinta a pistola. En algunos casos hay que diluirlas con disolventes. Si usted no es un iniciado, no dude en consultar a un especialista para que le indíquela densidad que ha de tener la pintura y los productos necesarios para obtenerla.
  • Si el equipo no es alquilado, siga con atención las instrucciones para el armado y el uso del tipo de pistola que eligió.
  • Para los exteriores, siempre que pueda, use la pistola en día sin viento. Resguarde persianas, ventanas y puertas con tela o papel. Asegúrese de que en el área que va a pintar no haya elementos que no tenga intención de pintar.
  • Para pintar en interior, hay que conseguir que la habitación esté ventilada sin que haya corrientes de aire. Las estancias amuebladas que no se puedan desocupar totalmente, complican el trabajo: sentirá que le falta espacio. No olvide cubrir los muebles, las puertas interiores y las ventanas.
  • Hay que utilizar la pistola con movimientos completos con el brazo, paralelos a la superficie, y no solo con giros de la muñeca.

 

CONSEJOS SOBRE PISTOLA DE PINTAR
Ø  Antes de iniciar el trabajo, asegúrese de que el pulverizador es el que desea. Regule poco a poco la presión. Si no está acostumbrado al uso de pistola, practique en una pared o sobre un papel; un exceso de presión le puede arrancar la pistola de las manos.

Ø  Use máscara, o un barbijo como los que emplean los médicos y gafas. Estos dos elementos son imprescindibles.

Ø  Limpie cuidadosamente las superficies a pintar. Piense que cualquier impureza (restos de pintura, pelusas, etc.) echará por tierra su trabajo de pulverizado

Ø  Cuando pinte maderas o metales que no hayan recibido ningún tipo de tratamiento, límpielos de residuos de ceras o grasas antes de pintar a pistola.

Ø  Si pulveriza madera con barnices transparentes siga la dirección de las vetas naturales.

Ø  Tenga un prolongador flexible de boquilla. Su fácil manipulación le permitirá pintar lugares de difícil acceso.

Ø  Cuando la pintura se seca con demasiada lentitud, puede ser porque está demasiado líquida, en cuyo caso conviene espesarla; porque la temperatura del ambiente donde trabaja es muy baja, con lo que tendrá que aumentar el calor del recinto; o porque a la pintura le falta agitación o endurecedor: agite el depósito y, si no se soluciona, prepare una nueva mezcla.

 

Técnicas de utilización

Conserve la posición de la pistola, horizontal o ligeramente inclinada hacia arriba o hacia debajo de la superficie a pintar. Si nota salpicaduras irregulares, rectifique la inclinación.

  • Un exceso de inclinación puede impedir que el tubo de aspiración llegue a la pintura, obligándolo a aspirar aire y provocando las salpicaduras.
  • Márquese un ritmo uniforme para pasar la pistola. Aumentarlo o disminuirlo, así como interrumpir el trabajo, darán como resultado una pulverización despareja.
  • Pulverice siempre a una misma distancia. La más recomendable es de unos 25 cm.
  • En superficies horizontales, pulverice siempre moviendo la pistola en el mismo sentido. Nunca de arriba abajo.
  • Las superficies verticales necesitan una primera capa de pintura aplicada en forma de rociada. Antes de que esté totalmente seca, pulverice con la capa de pintura (capa gruesa). Sobre este tipo de superficies, trabaje siempre a una distancia algo mayor de aquella que está generalmente recomendada.

 

Como conservar y limpiar el equipo

  • Desenrosque el depósito de pintura y elimine la que haya sobrado. A continuación, llene en un cuarto de su capacidad el mismo depósito con el disolvente adecuado para la pintura que utilizó, y accione la pistola, pulverizando con el disolvente sobre un papel.
  • Con la acción anterior el disolvente pasará por los mismos conductos que la pintura, eliminándola en su mayor parte.
  • Si no va a volver a usar inmediatamente el equipo, conviene asegurar su conservación. Ponga un poco de aceite de máquina en el depósito de pintura y pulverice unos segundos; esto evitará que la pistola quede agarrotada. Repita la operación de poner disolvente en el depósito hasta que la pulverización salga sin restos de pintura. Las boquillas, los filtros y el tubo de aspiración se limpian con un pincel mojado en disolvente.

A tener en cuenta

  • Para garantizar una buena limpieza de la pistola pulverizadora, una vez desarmada sumerja rápidamente en disolvente las piezas más pequeñas y las más delicadas al tiempo que se dedica a limpiar el grueso del aparato. Finalizado el trabajo general, dedíquese minuciosamente a eliminar los restos de pintura, ya reblandecidos, de las piezas pequeñas.
  • Haga pasar un alambre por las tuberías más finas de la pistola mientras las piezas están sumergidas en disolvente. Así se asegurará una perfecta limpieza de sus elementos más delicados.
  • No deje “ninguna” parte de la pistola sin limpiar. Una vez que haya terminado, sobre todo si no la volverá a usar pronto, eche un vistazo a todas las piezas para comprobar que no ha quedado alguna con restos de pintura.
  • Una vez iniciado el trabajo de limpieza de la pistola, trate de no interrumpirlo. Éste tiene que realizarse de forma continuada para evitar que la pintura se seque y quede adherida en zonas difíciles (por ejemplo,
Comments are closed.
Llámanos!