Menu
cabecera
alquiler herramientas
Todas las herramientas que necesitas están aquí
TE LO LLEVAMOS A LA OBRA

Todas las herramientas que necesitas están aquí

Nos trasladamos

Cómo elegir una buena amoladora

elegir una buena amoladora

Todo el mundo que haya realizado alguna vez un corte o un pulido de algún material sabe que las amoladoras son las máquinas perfectas para realizar esos trabajos. Pero ¿Cómo elegir una buena amoladora? Te informamos de todo lo que debes tener en cuenta para adquirir esta herramienta en función de los trabajos que vayas a realizar con ella.

Qué factores debes tener en cuenta para comprar una amoladora

Lo primero que debes plantearte para comprar una es para qué quieres emplearla. Y es que estas herramientas sirven para varios propósitos como cortar, lijar, abrillantar o pulir. En función de la acción que vayas a realizar, debes tener varias cosas en cuenta para saber cómo elegir una amoladora perfecta.

Lo primero es elegir una que se adapte mejor al trabajo que vayas a realizar. Las hay rectas y angulares. Las primeras son las polivalentes y utilizadas, ya que pueden adaptarse a todo tipo de trabajos. Las angulares son convenientes para trabajos con más precisión o para sitios angostos.

En segundo lugar: su tamaño. Las mini amoladoras usan discos de 115 o 125 mm y son perfectas para el bricolaje. Las grandes tienen discos hasta 230 mm y suelen emplearse ya en trabajos profesionales como en la construcción.

El tercer elemento que las diferencia son sus discos. Estos son los más utilizados:

  • Abrasivos: ideales para metal, piedra o multicorte.
  • De diamante: para materiales muy duros como los cerámicos o el mármol.
  • De widia: perfectos para cortar madera o clavos.
  • De lámina: utilizados para lijar y pulir con gran precisión.

Claves para comprar una buena amoladora

Para saber cómo elegir una buena amoladora tienes que tener en cuenta lo anteriormente dicho. Pero ahora que ya sabes qué tipo y qué disco va a ser el correcto para tus trabajos, debes fijarte en las especificaciones técnicas de la máquina. Esto es lo que debes tener en cuenta:

  • Su potencia: cuanto mayor sea el motor, ganaremos más rapidez en los trabajos y emplearemos menos energía realizándolos. Los cortes serán mucho más sencillos, lijará mejor y se obtendrán acabados más profesionales. Si te preguntas cuántos watts consume una amoladora, debes saber que estas herramientas puedes encontrarlas desde los 120 W hasta modelos más profesionales que pueden llegar a los 2200 W.
  • Su robustez: comprar una hecha con buenos materiales aumentará su longevidad y resistirá los trabajos más duros.
  • La precisión del corte: cortar materiales duros es un proceso complejo si nuestra amoladora tiene una potencia insuficiente a la hora de tratarlos.
  • Su ventilación: al funcionar a través de un motor, es necesario que este no se sobrecaliente y se pueda trabajar con la herramienta el tiempo necesario para que no se rompa. Por ello, cerciórate que dispone de los conductos de ventilación adecuados para ello.

Los profesionales encargados de la venta de estas máquinas, siempre responden lo mismo cuando los usuarios les preguntan «¿qué amoladora me recomiendan?»: Siempre hay que intentar elegir marcas de reputado prestigio y contrastada calidad.

Si tienes en cuenta todos estos factores, sabrás perfectamente cómo elegir una buena amoladora para realizar el tratamiento de diferentes superficies en tus trabajos de bricolaje o profesionales. Y recuerda: siempre que se trabaje con herramientas eléctricas es conveniente usar los EPI necesarios para prevenir accidentes. Esperamos que disfrutes de tu amoladora.

Llámanos