Menu
alquiler herramientasTodas las herramientas que necesitas están aquí
900 649 640
RONDA DE DALT- ZONA FRANCA - POBLE NOU - C/MALLORCA
TE LO LLEVAMOS A LA OBRA

Todas las herramientas que necesitas están aquí

Cómo saber si un piso tiene aluminosis

Seguro que has oído alguna vez los problemas que tiene un edificio con aluminosis. Y es que es una patología que puede dañar seriamente la estructura de una edificación y causar problemas muy graves. Si el piso en el que vives fue construido en las décadas comprendidas entre los años 50 y 70, es muy probable que pueda estar dañado por esta enfermedad que ataca al hormigón. Por ello, informarse de cómo saber si un piso tiene aluminosis puede salvar con las correcciones necesarias que tu edificio se venga abajo.

Qué es la aluminosis

La aluminosis es una patología que se produce en el cambio de composición química de los hormigones, pasando de una estructura hexagonal a una cúbica cristalina. Esto produce una pérdida de firmeza y un aumento de porosidad en los hormigones fabricados a través de cementos aluminosos.

¿Por qué está muy de moda en los últimos años la aluminosis en los edificios? La respuesta es que en las décadas comprendidas entre los años 50 y 70 estaba muy de moda la realización de forjados y estructuras a través de viguetas prefabricadas con cemento aluminoso. Y a partir de los años 90 se empezó a detectar esta patología y se procedieron a corregir las construcciones realizadas en esas décadas.

Cómo se puede detectar la aluminosis en un edificio

El primer paso para empezar a preocuparnos es conocer la fecha de construcción de nuestro edificio, ya que si está en las décadas comprendidas habrá que hacer una serie de averiguaciones. Para detectar la aluminosis, pueden emplearse algunos de los siguientes métodos:

  • Comprobar el color del cemento empleado: el cemento aluminoso presenta un cambio de color con el tiempo. Colores que van desde el verde al ocre, o un marrón muy oscuro, pueden ser síntomas de un cemento aluminoso.
  • Una fácil disgregación del material.
  • Realizar catas para evaluar la fragilidad del cemento.
  • Utilizar el método de la fenolftaleína, que mide el grado de carbonatación del hormigón.
  • Medir la velocidad de corrosión del hormigón.
  • Realizar pruebas de DRX o Rayos X.
  • Identificar sus sulfatos mediante el método del cloruro de bario.
  • Determinar el contenido de óxido de aluminio.

Cómo se trata la aluminosis

Ahora que sabemos qué es la aluminosis y si hay aluminosis en un cemento, tenemos que ver qué hay que hacer para corregirla. Las soluciones que se pueden emplear vendrán en función de la gravedad existente. Esto es lo que se puede hacer:

  • Mantenimiento: si se ha detectado el uso de cementos aluminosos, pero todavía no presentan problemas graves, un primer paso es evitar cambios bruscos de humedad y temperatura en la estructura del edificio.
  • Refuerzo: si las viguetas han presentado síntomas de pérdidas de resistencia, pero aún siguen estando funcionales, habrá que reforzarlas. Un buen método es la colocación de una lámina de acero en su ala inferior.
  • Sustitución funcional: si por los síntomas, ya no hay más remedio, hay que reforzar los elementos dañados para que reemplacen su función. La sustitución total de los elementos sometidos a aluminosis no se contempla, ya que se ha demostrado que son antieconómicos y extremadamente invasivos. Para realizar la sustitución funcional, la más sencilla es la colocación de un perfil laminado IPN o IPE debajo de las viguetas afectadas.

Cómo saber si un piso tiene aluminosis es un proceso esencial en construcciones comprendidas entre los años 50 y 70. En Máquinas y Máquinas sabemos que aunque pueda llegar a ser una patología grave, pueden ponerse soluciones que refuercen la estructura de nuestro edificio, porque prevenir es siempre mejor que curar.

Llámanos!