Menu
cabecera
alquiler herramientas
Todas las herramientas que necesitas están aquí
TE LO LLEVAMOS A LA OBRA

Todas las herramientas que necesitas están aquí

Nos trasladamos

Qué es una amoladora y para qué sirve

Amoladora

Para aquellos que no son profesionales de las reformas o muy aficionados al bricolaje, quizás en este momento se estén preguntando: ¿qué es una amoladora? O bien: ¿una amoladora para qué sirve?

Existe una gran variedad de herramientas. Algunas de ellas con funciones muy concretas, y otras con más versatilidad. Una de estas últimas es la amoladora. Esta herramienta es utilizada para realizar diversos trabajos con muchos tipos de materiales.

En algunas ocasiones podemos necesitar esta herramienta para algún trabajo puntual, por lo que la opción de alquilar esta herramienta en lugar de comprarla puede hacer que nos ahorremos bastante dinero. 

¿Qué es una amoladora?

Es una herramienta eléctrica con un motor interno de gran potencia. Su funcionamiento es relativamente sencillo. El motor gira a gran velocidad, y en el extremo del eje de giro se colocan discos de distintos tipos. Hay muchos tipos de discos, en función de la tarea que se necesite realizar. 

¿Para qué sirve una amoladora?

Esta herramienta se puede utilizar para varias tareas, aunque se pueden englobar en cortar, lijar y pulir. El lijado y el pulido pueden parecer trabajos similares, pero en realidad son complementarios. Primero se pule o desbasta una superficie, y luego se lija para conseguir un acabado liso. 

Puede trabajar sobre casi todos los materiales empleados en construcción y en bricolaje. Puede cortar, lijar o pulir madera, mármol, ladrillo, metal, entre otros. Lo único que debemos tener presente es que debemos elegir el disco adecuado teniendo en cuenta el tipo de material y la tarea que necesitemos realizar. 

Tipos de amoladoras

Esta herramienta se puede clasificar en función de distintas características. La clasificación más habitual que engloba al resto, se divide en dos tipos de amoladoras.

Amoladoras pequeñas

También llamadas miniamoladoras. Se caracterizan por tener discos de entre 115 y 150 mm de diámetro y una potencia que oscila entre 300 y 800 vatios. Son las que mejor se adaptan para trabajar pequeñas superficies y obtener acabados más finos y detallados, o bien para trabajar en lugares donde el acceso de grandes herramientas es más complicado. Además, su peso es reducido, por lo que resultan muy manejables. Existen también miniamoladoras con batería, por lo que no tienen cables, resultando aún más fáciles de transportar.

Amoladoras grandes

El tamaño de los discos que utilizan tienen un diámetro de entre 180 y 230 mm. Su potencia puede rondar entre 1800 y 2600 vatios. Su peso es mayor que el de las miniamoladoras. Su uso es indicado para trabajos de mayor envergadura y suele reservarse a profesionales. 

Es importante destacar que para usar una amoladora, tanto grande como pequeña, debemos utilizar elementos de protección individual como guantes y gafas, para prevenir posibles accidentes durante su uso. También es importante realizar un mantenimiento adecuado para asegurarnos que la herramienta se encuentra en perfecto estado para su utilización.

La amoladora es una herramienta muy versátil, que puede ayudarnos en gran cantidad de trabajos. Hay varios tipos, por lo que podemos elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. La amoladora es una herramienta que no puede faltar en ningún taller completo.

Llámanos